5 tips para ejercitar el cerebro

Cada vez más, mujeres y hombres que pasan los 40, así como empiezan a tener problemas de vista y se ven obligados a usar gafas para revisar un menu o leer un correo electrónico, también suelen tener pausas o lagunas de memoria. Cuando eso sucede, las personas olvidan un número telefónico que usan todo el tiempo, pierden las llaves, dejan las luces del coche encendidas, están en medio de una conversación y pierden la hilación, y se ven obligados a preguntar a su contraparte de qué estaban hablando.

Estas pausas de memoria no necesariamente tienen que ver con el Alzheimer sino que pueden tener que ver con un simple deterioro de la memoria que podría prevenirse con un mayor y mejor cuidado del cerebro.

Así como se cuida el rostro, los pies y las manos, el cerebro que es lo que finalmente diferencia a los seres humanos de los animales, tiene que protegerse, y la mejor manera de hacerlo es con un estilo de vida adecuado.

¿Cómo se puede proteger al cerebro?

La última investigación sobre el Alzheimer presentada en la Alzheimer’s Association International Conference de 2015, da cuenta que es probable que antes que esperar nuevas drogas que ayuden a retrasar esta enfermedad, lo más recomendable es seguir cinco recomendaciones para protegerlo, las cuales se las presentamos a continuación:

  • Cuidar el sueño. La mala calidad del sueño de la personas tarde o temprano pasa la factura a la memoria y eso aumenta el riesgo de Alzheimer. Además, la falta de sueño estimula una proteína denominada amiloide que obstruye el cerebro y termina siendo una manifestación de la enfermedad. Así que si tiene problemas para conciliar el sueño, no los pase por alto y busque ayuda.
  • Mantener la mente activa. La mejor manera de preservar la memoria y mantener la capacidad cognitiva activa es mantener la mente activa. Así que hay que hacer trabajar el cerebro todo lo que sea posible, con crucigramas, rompecabezas, practicando un idioma, aprendiendo un instrumento, usando una tableta, entre otros. Y es que en el proceso de aprendizaje se producen conexiones entre las células nerviosas que crean lo que se llama la reserva cognitiva.
  • Cuidar el corazón. El corazón es el que bombea oxígeno a todo el organismo, si este bombea mal, el cerebro se oxigena mal. Por eso, lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro. Una de las formas de cuidar el corazón es con actividad física moderada. Nunca es tarde, pero es mejor comenzar cuanto antes porque se ha demostrado que los jóvenes que tienen conductas sedentarias tienen mayores problemas cognitivos cuando son mayores. No pierda tiempo sentado, pero tampoco deje que los jóvenes de su familia lo hagan.
  • Dieta saludable. Si bien cuesta asumirlo como un patrón de vida, lo cierto es que solo una dieta rica en fruta, verdura, baja en grasa y en azúcar garantiza arterias limpias que permitan que la sangre fluya al cerebro.
  • Cuidar la salud mental. El cuerpo tiene que estar sano pero la mente también. Y hay tres cosas que afectan la salud mental que están presentes muchas veces alrededor de las personas que pierden la memoria o empiezan a tener problemas cognitivos: la depresión, la soledad y el estrés. Hay que tratar de evitarlos.

 

Fuente: Pro expansión

Publicado en

Archivos